Exigen justicia por víctimas de feminicidio y desaparecidas en el país

Compartir en redes:

Por María Luna*

Ciudad de México, 28 de abril de 2022.- Mujeres de colectivos feministas y familias de mujeres víctimas de feminicidio y desaparición realizaron el pasado domingo 24 de abril marchas de protesta en diversos estados del país para exigir justicia para Debanhi Escobar y todas las mujeres desaparecidas y asesinadas en el país.

En la Ciudad de México la marcha fue multitudinaria. Las mujeres se dividieron en bloques, salieron desde el Monumento a la Revolución y de ahí marcharon hacia la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México, donde se encontraron con el cerco de acero donde colocaron cientos de “fichas de mujeres desaparecidas”, y le cantaron a Debanhi.

Otras con distintivos morados salieron de la Estela de Luz y del monumento De las mujeres que luchan. Finalmente, en el Zócalo hicieron un mitin. El recuento fue extenso de mujeres desaparecidas recientemente y hasta por varios años sin que sus familias tengan noticias de ellas.

Toman calles en Quintana Roo

Tanto en Quintana Roo como en Oaxaca, en la marcha se escuchó el grito de “¡Señor, señora, no sea indiferente, se mata a las mujeres en la cara de la gente!”.

En la capital de Quintana Roo, Chetumal, diversos colectivos como el Femenil Xtabay Quintana Roo, Red de Víctimas Quintanarroense y de Marea Verde también tomaron la calle. En la Antimonumenta instalada frene al Congreso de esa entidad exigieron justicia y parar la violencia machista contra las mujeres.

Sobre las desaparecidas, explicaron la gravedad del problema al expresar que al menos unas 300 no tienen registro en  #AlertaAmberQRoo y nombraron a la entidad como #ElParaisoHueleASangre

En Oaxaca, señala el reporte de Citlalli López en su cuenta de Facebook, fueron decenas de mujeres las que se manifestaron en la capital de ese estado, donde partieron del emblemático templo de Santo Domingo hacia el Zócalo de la ciudad.

También demandaron investigación por las desaparecidas y los feminicidios, no sólo de esta entidad sino de todo el país.

Al frente, levantaron letras en donde se leía la frase “Oaxaca Feminicida”; las mujeres recorrieron calles principales del Centro Histórico hasta llegar a las oficinas de la Fiscalía ubicadas en Armenta y López, para exigir justicia por cada una de las víctimas, entre ellas Zayra Morales Loyola, desaparecida el 23 de octubre de 2020, en Huajuapan de León.

“Vivir en Oaxaca es vivir con temor de no ser libre, de no poder salir a divertirte y regresar con bien a tu casa. La marcha representa ese movimiento, esa voz de las mujeres a las que le quitaron la libertad y la vida”, expresó Ana, de 19 años de edad, quien participó en la movilización.

“Ser mujer en México es salir a las calles con el miedo a no regresar, de ser una de esas mujeres que desaparecen al día, vivir acoso, vivir abuso. No sólo somos violentadas en las calles, sino también por parte de la fiscalía que archiva o da carpetazo a nuestros casos”, apuntó una estudiante.

El contingente de mujeres se reunió en la explanada de Santo Domingo en donde elaboraron carteles y lanzaron consignas de protesta contra la violencia hacia las mujeres, luego avanzaron sobre el andador turístico llamando a la ciudadanía a no ser indiferentes con la ola de violencia que están viviendo las mujeres en todo el país.

A su paso hacia las oficinas de la fiscalía, pintaron paredes en las que nombraron a algunas de las mujeres desaparecidas como la activista Irma Galindo; plasmaron manos con pintura roja y demandaron un alto al feminicidio. De igual forma hicieron una parada frente a un restaurante ubicado sobre el andador Macedonio Alcalá, en donde protestaron por los señalamientos de acoso sexual contra uno de los dueños del lugar.

“Las mujeres estamos en peligro todo el tiempo. Yo tengo una hermana de 14 años y me da temor de que salga incluso a la tienda de la esquina de mi casa. Eso tiene que cambiar”, señaló Diana, de 20 años.

La negligencia impera en Guerrero

En Chilpancingo, capital de Guerrero, de acuerdo con el reporte de Abel Miranda de la agencia Ceprovysa, grupos de feministas se manifestaron y exigieron castigo en los casos recientes de violencia de género contra las mujeres, en específico, por las desapariciones y los feminicidios.

Entre las manifestantes destacó un grupo de trabajadoras del Ayuntamiento de Chilpancingo que se manifestaron en exigencia del esclarecimiento del caso de su compañera Adelina que laboraba en la clínica de displasias como intendente, y su cuerpo, hallado en la localidad de Xalitla, Iguala, presentaba golpes y un disparo de arma de fuego en la cabeza.

Otro caso citado fue el de la confusión en la entrega de un cuerpo a una familia de San Marcos que había reportado la desaparición de una jovencita, y que resultó ser de una joven oriunda de la Ciudad de México y quien desapareció en Acapulco y presuntamente asesinada por un extranjero.

Faltan más en Nuevo León

Monterrey, Nuevo León, no fue la excepción. El viernes pasado se realizó la primera marcha, luego de conocerse que había sido localizado el cuerpo de la joven Debanhi Escobar, que había estado desaparecida 13 días y cuyos hechos llevaron a poner a esa entidad en el ojo público nacional.

Sus padres habían estado buscando, “peinaron” la zona alrededor del kilómetro 15.5 de la carretera a Nuevo Laredo en busca de la joven estudiante de 18 años durante días.

Recriminaron que como resultado de la búsqueda de Debanhi habían sido localizados otros cinco cuerpos de mujeres en la misma zona. “No las buscan”, fue la sentencia social a las autoridades de Nuevo León, que lastimosamente emitieron diversos y desatinados comentarios.

Ese domingo volvieron a las calles diversos grupos de mujeres, encabezados por familiares de otras mujeres desaparecidas. Después de una misa, los colectivos y familiares caminaron por diversas calles de la urbe regiomontana hasta llegar al Palacio de Gobierno.

También en Monterrey han salido a la luz pública otras búsquedas con menos reflectores. Uno de ellos el de Yolanda Martínez Cadena, de 26 años de edad, quien desapareció desde el 31 de marzo pasado cuando salió rumbo a casa de su abuela en San Nicolás de la Garza.

Su padre Gerardo Martínez no se ha detenido en la búsqueda a pesar de los obstáculos que ha encontrado en su camino. Su imagen también estuvo en la marcha.

En Tamaulipas recuerdan a Yaminah Izamary Medina

En Ciudad Victoria, Tamaulipas, mujeres exigieron justicia para Debanhi Escobar y por todos los feminicidios y desapariciones que han ocurrido en el país, cuya cifra real se desconoce.

Recordaron que no ha sido localizada Yaminah Izamary Medina Martínez, niña de 15 años. De ella nada se sabe desde el pasado 17 de marzo. Ya no volvió a casa después de ir a su escuela, el CBTIS 24. De acuerdo con la Fiscalía de esa entidad, ya está siendo buscada por la Interpool.

En alguna de las pancartas que portaban se podía leer: “Si un día no vuelvo, quemen todo”.

Chiapas vive una guerra declarada contra las mujeres

En la capital chiapaneca, la protesta puso sobre relieve que en lo que va de este año se han registrado 55 muertes violentas, siete feminicidios en grado de tentativa y al menos 69 mujeres y niñas están desaparecidas.

De acuerdo con la periodista Gabriela Coutiño, las mujeres marcharon vestidas de negro para recordar el permanente luto que se vive, porque cada día diez mujeres son asesinadas en México o desaparecen para siempre. El contingente partió del parque Nosotras, en la zona poniente de la ciudad, a la plaza central, donde se ubica la sede del Poder Ejecutivo.

La Colectiva Tuxtla de las Diosas tiene registro de la violencia que se comete en las noches en bares, restaurantes y cafeterías, donde las mujeres que acuden a divertirse, o son grabadas en los baños o les colocan sustancias en sus bebidas con el consentimiento de los dueños.

Nora Margarita Zenteno, madre de la doctora Paulina Gómez Zenteno, asesinada hace más de dos años en Tuxtla Gutiérrez, denunció que el caso de su hija sigue impune y que el asesino está libre.

“La fiscalía del estado no resuelve, no hay justicia, ni siquiera ha requerido a quien fue su pareja, el presunto feminicida”, acusó.

En la manifestación participaron integrantes del gremio de rescatistas y animalistas que exigieron justicia por el feminicidio de Adriana Vera, asesinada por su pareja en Chiapa de Corzo.

Para finalizar, las manifestantes colocaron sobre una valla de madera en el acceso principal del Palacio de Gobierno cruces, moños amarillos y cartulinas con los nombres de mujeres asesinadas en Chiapas.

Estas marchas, donde el morado fue el color que predominó, se extendieron por todo el país.

*Colaboradora de SemMéxico. Tomado del portal SemMéxico para fines de divulgación.