Afghanistán: los gobiernos deben ayudar a los defensores y defensoras de los derechos humanos

Compartir en redes:

Luego de una semana de triunfos constantes de los combatientes Taliban, que ganaron una docena de ciudades a lo largo de Afghanistán en una ofensiva relámpago, la capital del país, Kabul, cayó bajo control del régimen Taliban el 15 de agosto. La Federación Internacional de Periodistas envió un mensaje de solidaridad y fuerza para lxs miembrxs de los medios de comunicación e insta a los gobiernos y a la comunidad internacional a proveer apoyo y protección urgente a lxs trabajadorxs de prensa afganxs.

Wakil KOHSAR / AFP

Mientras el presidente Ashraf Ghani abandonaba el país, combatientes Taliban ingresaron a la capital durante la noche del 15 de agosto, encontrando poca resistencia de las fuerzas de seguridad y llevando a la ciudad al caos, al momento que decenas de miles de personas intentaban escapar por aire y por tierra. Más tarde, miles de personas inundaron el aeropuerto internacional tratando de huir. Dos décadas después de haber sido removidos del poder, los Tliban controlan nuevamente el país.

Durante los últimos 90 días, mientras provincias y distritos eran tomados por grupos armados, estaciones de radio de todo el país fueron cerradas mientras lxs trabajadores de prensa eran agredidxs y amenazadxs. Muchos miembrxs de los medios huyeron por miedo a perder sus vidas por trabajar en estaciones señaladas por los Taliban por transmitir música, o por apoyar los derechos de las trabajadoras y reporteras mujeres. Las emisoras que continúan funcionando estarían haciéndolo bajo instrucciones del régimen.

La Asociación de Periodistas Independientes de Afghanistán (AIJA), organización afiliada a la FIP, dijo que 18 de las 34 provincias del país se encuentran ahora “bajo fuerte influencia Taliban” y que “casi todxs lxs activistas y trabajadorxs han dejado sus casas y han huido”. Se dice que al menos 140 medios de comunicación están ahora “desactivados” en las provincias de Herat, Badghis, Ghor, Uruzgan, Zabul, nimroz, Jawzjan, Kunduz, Sare Pul, Takhar, Samangan, Farah, Baghlan, Badakshan, Ghazni, Helmand, Kandahar, Logar y Wardak. Más de 1200 periodistas y trabajadorxs de prensa han perdido sus trabajos, y muchxs más están bajo amenaza.

A lo largo del país, lxs periodistas ahora enfrentan serias amenazas por su labor, particularmente aquellxs que han hecho reportajes de alto perfil con lxs “señores de la guerra” u oficiales de alto rango. Las trabajadoras de prensa son la principal preocupación. En los últimos meses, cientos de mujeres de los medios han sido obligadas a huir del país, o se les ha impedido trabajar, o incluso han sido víctimas de intentos de asesinato. Desde el comienzo de 2021, al menos 30 trabajadorxs de prensa han sido asesinadxs, heridxs o torturadxs en el país.

La FIP dijo: “todxs lxs profesionales de los medios que se encuentran cubriendo la situación en Afghanistán están arriesgando sus vidas y siguen siendo una gran preocupación. La FIP y miles de periodistas en todo el mundo envían sus mensajes de solidaridad y apoyo en estos días, semanas y meses inciertos y devastadores que tienen por delante”.

En 20 años, la expansión de la libertad de expresión, el periodismo y el desarrollo de nuevos medios en Afghanistán han sido uno de los grandes logros del país. Al mismo tiempo, cientos de periodistas nacionales e internacionales han perdido sus vidas en el transcurso de sus tareas profesionales.

La AIJA dijo: “estamos realmente agradecidxs con las comunidades internacionales que hay estado proveyendo asistencia a la comunidad periodística de Afghanistán”.

La FIP está trabajando con sus organizaciones afiliadas, la Asociación de Periodistas Independientes de Afghanistán (AIJA) y el Sindicato Nacional de Periodistas de Afghanistán (ANJU) para darles apoyo de emergencia para ayudar a lxs periodistas a tomar medidas de protección y seguridad.

La FIP y sus afiliadxs están también presionando a los gobiernos de diversos países para que provean visas de emergencia y apoyo logístico para permitir que aquellxs que están más en riesgo, puedan dejar rápidamente Afghanistán. Afiliadxs en países vecinos están trabajando para garantizar apoyo y pasajes seguros para lxs periodistas obligadxs a abandonar el país.

La FIP ha establecido un Fondo Especial para Afganistán dentro del Fondo de Seguridad para canalizar más apoyo e incentivar a aquellxs que puedan realizar donaciones. Todos los fondos recaudados serán destinados directamente a dar apoyo a lxs colegas afghanos.

La FIP dijo: “la crisis humanitaria en desarrollo en Afghanistán es profundamente devastadora y la FIP extiende su solidaridad a lxs periodistas, trabajadorxs de prensa y activistas que han realizado su trabajo con valentía durante este conflicto”.

La FIP también dijo: “luego de 20 años de intervención internacional en Afghanistán, la comunidad global tiene el deber de reconocer el vital trabajo de periodistas, trabajadorxs de medios y defensorxs de los derechos humanos, pero también de hacer lo máximo posible para protegerlos por ese profesionalismo y sacrificio que han hecho, a costa de su seguridad personal. La FIP insta a los gobiernos del mundo a actuar y proveer apoyo a lxs trabajadorxs de prensa en Afghanistán y a aquellxs que han huido para garantizar su seguridad”.

*Información tomada de la Federación Internacional de periodistas www.ifj.org con fines de divulgación.