Asesinan a balazos a periodista en Mato Grosso

Compartir en redes:

 

Brasil, 16 de noviembre de 2020.- El pasado 15 de noviembre, asesinaron a balazos al periodista Edney Menezes, cuando se desplazaba en su automóvil en Mato Grosso.

Los últimos reportes señalan que el crimen se dio alrededor de las 21:30 horas en el Centro Peixoto de Azevedo en el Estado Mato Grosso, cuando dos sujetos desconocidos a bordo de una motocicleta dispararon en repetidas ocasiones contra el reportero.

El comunicador de 44 años, laboraba para el medio  TV Miragem y horas antes de su muerte, había publicado en sus redes sociales el resultado de las elecciones municipales.

Hasta el momento, el caso es tratado como un homicidio y será investigado por la Policía Civil, aseguraron los medios informativos locales.

Ante los hechos, la Federación Internacional de Periodistas (FIP) y la Federación Nacional de Periodistas de Brasil (FENAJ) condenaron  el crimen del reportero Erney Menezes y exigieron que las autoridades identifiquen y castiguen a las y los autores materiales e intelectuales del crimen.

La FENAJ, en un comunicado al respecto, manifestó que “se une al Sindicato de Periodistas Profesionales de Mato Grosso para exigir que las autoridades competentes investiguen sin demora el caso, con la identificación de los responsables”. “Destacamos que el delito tiene características de ejecución y que es necesario priorizar la investigación de su probable relación con la práctica profesional”, aseguraron desde la organización.

A demás la organización lamentó el elevado crecimiento de  violencia contra periodistas de Brasil, asimismo reafirmaron que, “esta violencia nunca es contra el profesional en forma individual, sino contra la libertad de prensa y el derecho de los ciudadanos a la información periodística”.

Por su parte la FIP pidió a las autoridades estatales y  federales a resolver el crimen, y “hacer justicia por lxs familiares y compañerxs de Menezes. La impunidad es un mensaje peligroso para el resto de lxs periodistas que ejercen su trabajo en el país y una degradación para la vida democrática de lxs brasileñxs”, sostuvo la federación.