Declaran inconstitucional la Ley General de Comunicación Social.

Compartir en redes:

Ciudad de México, 9 de septiembre de 2021; La Primera Sala Judicial de la Suprema Corte de la Nación, aprobó la inconstitucionalidad de Ley general de Comunicación Social emitida en el 2018.

Los ministros consideraron, que dicha ley da al gobierno federal una “enorme discrecionalidad” para ejercer su gasto en difusión.

Los lineamientos de esta ley no son eficientes, ni específicos en los gastos empleados para la comunicación social. A su vez, tampoco esclarecen los procedimientos que son requeridos para cumplir con los gastos de la comunicación social, lo cual, afectaba directamente a los medios de comunicación, al no tener las mismas oportunidades monetarias para la realización de su trabajo comunicativo.

Esta iniciativa, fue impulsada por la sociedad civil y la organización defensora de la libertad de expresión Articulo 19. Finalmente, se aceptó la impugnación legitima para la Ley General de Comunicación Social, dando un beneficio vinculado a los derechos de libertad de expresión e información.

También, se estableció aun cuando la sede judicial, pueden presentarse abusos ante la repartición de recursos del gasto público para la comunicación social, deberá darse una solución para este tipo de amenazas a la libertad de expresión, y proceder únicamente de marcos legales apropiados. Esta tarea se asignó para el Congreso de la Unión, esto requiere la expedición de la ley para que los lineamientos sean lo suficientemente específicos.

Con el objetivo de hacer valer, los principios del párrafo octavo del artículo 134 de la Constitución Federal, donde se estipula que los recursos que disponga el Gobierno Federal, deben ser administrados de forma eficiente y eficaz, así mismo, se quiere que consten de transparencia, economía y honradez.

La Sala Judicial hizo hincapié, en que la carencia en el desarrollo legislativo ha sido evidente. La “Secretaría Administradora”, tendrá la potestad para emitir los lineamientos, en los cuales se contemplan los criterios de selección de medios de comunicación, con el fin de asegurar que se cumplan estos principios. La incorrecta aplicación de esta legislación, dejó a las autoridades desarrollar una estructura normativa adecuada, garantizando el cumplimento y aplicación en el gasto publico correspondiente a la comunicación social.

Ante los hechos, donde se comprueba la supresión legislativa que afecta en la libertad de expresión, la Primera Sala Judicial finalmente, concedió a proceder con el amparo para que el Congreso de la Unión cumpla adecuadamente con la obligación de lo establecido en el artículo 5 constitucional, haciendo énfasis en la regulación de la propaganda gubernamental, y corrige los defectos de la Ley General de Comunicación Social. Todo esto, antes de que finalice el periodo ordinario de sesiones correspondiente al año 2021.

Cabe destacar que, esta decisión se tomó sin llegar a una discusión de por medio, al conceder el amparo en revisión que impulsó Artículo 19; una de las más organizaciones más señaladas por parte del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Los argumentos de Articulo 19, declaran que la Ley atenta contra la libertad de expresión, al no tener claridad ante los objetivos sobre ejercicio de gasto público que corresponden a la comunicación social. Esta razón, es suficiente es para el requerimiento del amparo y protección de la justicia federal.

Recordemos que, esta ley fue aprobada en el sexenio de Enrique Peña Nieto, causó mucha polémica porque por años, el Congreso pasó sin dar ningún tipo de aprobación de reglamentación, en materia de comunicación social y publicidad del gobierno federal.

El expresidente Peña Nieto, constantemente recibió acusaciones durante su sexenio, por despilfarro de dinero público en publicidad oficial y para promocionar su administración en su beneficio.

De acuerdo con Artículo 19, el priista gastó cerca de 60 mil 237 millones en este sentido durante su sexenio.

Esta regulación, beneficia a libertad de expresión y el derecho a la información notablemente. Se busca tener una igualdad para los medios de comunicación, teniendo los mismos recursos en materia de comunicación social y publicidad. De esta manera, los medios tendrán la oportunidad de dar la mayor difusión a su contenido e información para la audiencia.